Blooming Blog

Bailar en el embarazo

Bailar… una actividad en la que se involucra todo el cuerpo y también el espíritu. A través de el baile podemos expresar emociones y sentimientos, podemos aumentar nuestra sensación de bienestar y de energía. ¿Se puede bailar estando embarazada? Claro que sí!!!! Pero es importante tener en cuenta ciertas cosas que te cuento ahora mismo.

embarazada bailando

Como sabes, hacer ejercicio durante el embarazo es esencial tanto para ti como para tu bebé. Es uno de los pilares sobre lo que basar nuestra salud, junto con una buena alimentación, hidratación, descanso… El baile, es una buena manera de realizar ejercicio físico, puesto que puede mejorar nuestra capacidad aeróbica, tonifica nuestros músculos, y sobre todo, nos aporta alegría y bienestar. Pero claro, decir bailar, es hablar muy en general: danza del vientre, salsa, hip hop… ni todos los tipos de baile aportan los mismos beneficios ni tienen los mismos “riesgos”.

Así que, ¿qué tenemos que tener en cuenta para que el tipo de baile que escojamos sea beneficioso y seguro? Te explico algunas consideraciones y sus porqués.

Antes de nada, el ambiente. Independientemente del tipo de baile que vayas a hacer, recuerda que el lugar donde practiques estando embarazada ha de estar fresco y bien ventilado para que tu temperatura no se eleve más de lo aconsejado. Bebe antes, durante y después de bailar.

El suelo y tu calzado. Uno de los riesgos de hacer ejercicio físico estando embarazada, es el riesgo de caídas. Controla que el suelo sobre el que bailarás sea regular y no resbale demasiado. Así mismo, si vas a bailar con zapatillas, comprueba que ni resbalan ni van a quedar pegadas al suelo frenando bruscamente tu movimiento.

Saltos e impactos. Durante el embarazo, se desaconsejan las actividades de alto impacto. Estas incluyen los saltos y los zapateados. ¿Por qué? Pues para empezar por la salud de tu suelo pélvico. Durante el embarazo, el suelo pélvico soporta más peso del habitual y además no funciona de la misma manera ya que puede encontrarse con cierto edema (líquido entre las fibras). Otra de las razones son el cambio de tu esquema corporal, que te explico justo debajo.

Situaciones de desequilibrio. Durante años, has ido creando tu esquema corporal. Estás acostumbrada a tener el centro de gravedad en un punto, a tener una fuerza y una flexibilidad determinadas y a responder ante los imprevistos de una manera. Cuando te quedas embarazada, tu esquema corporal cambia tan rápido, que muchas veces es difícil acostumbrarse (y más cuando te dejas llevar por el juego o el baile). Tu vientre crece, tu columna se arquea, tus piernas se separan y el centro de gravedad se mueve. Por eso, incluir situaciones de desequilibrio durante el baile estando embarazada no es una buena idea, puesto que no responderás como estabas acostumbrada y tienes el riesgo de caer. Las piruetas, son un ejemplo de desequilibrio a evitar.

Evita también los movimientos bruscos, como cambios súbitos de dirección, y de nuevo saltos y giros. ¿Por qué? Porque por acción hormonal, tus tejidos se hacen más blandos. Para prepararte para el parto, las articulaciones se hacen más móviles y tus músculos, que también están influenciados por las hormonas, pueden parecer más flexibles. Por este motivo, al hacer movimientos bruscos, al caer de un salto, o al frenar una pirueta, podrías lesionarte con más facilidad.

Pues vaya… parece mentira que haya dicho que el baile sea tan beneficioso durante el embarazo, si parece que no se puede hacer nada! …. Noooo!!! eso son sólo las consideraciones importantes que hay que tener en cuenta, pero toooodo lo demás sí que se puede hacer!

Puedes, y te vendrá genial, mover desde la punta del pie hasta la cabeza. Puedes bailar sóla, con otras mujeres, con tu pareja o con quién te de la gana. Además la música estimulará tus sensaciones. ¿Características para que el baile durante el embarazo sea beneficioso?

Primero que lo disfrutes, con eso ya tienes un beneficio inmediato para tu salud.

Que puedas mantener las pulsaciones elevadas (un 65-70% de tu frecuencia cardiaca máxima) durante un tiempo de alrededor 20-30 minutos para trabajar tu capacidad aeróbica. Para saber que no te pasas de intensidad, puedes usar el “talk test” o “test de hablar”: si tienes aliento para hablar con normalidad durante el ejercicio, está bien. Si sólo pudieras hablar a jadeos, te has pasado!!!!

Hay disciplinas que con sus movimientos, además de pasarlo bien,  tonificarás tu musculatura.

Como siempre acabo diciendo, la mejor manera de hacer un buen ejercicio es que consultes con un profesional de ejercicio físico especializado en embarazo. Así que si tenéis dudas, aquí me tenéis!

 

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Embarazadas, Técnicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*