Blooming Blog

Bolas chinas o esferas vaginales

bolas chinasUno de los momentos más distendidos en los talleres de suelo pélvico, es cuando llega el tema de las bolas chinas. Casi todas las mujeres hemos oído hablar de ellas y cada vez estamos más acostumbradas a verlas como apoyo terapéutico y no sólo como juguete erótico.

Todavía recuerdo la primera vez que compré unas para enseñarlas en una clase en la facultad. En ese momento, el único lugar donde encontrarlas era un sex shop, y cuando hablaba de ellas, no dejaban de oírse risas nerviosas. Compré las más baratas que pude encontrar y la verdad que me sirvieron para enseñar cómo no debían ser unas bolas chinas :). Es una pena que se rompieran al manipularlas con las manos durante una clase (eran muuuy malas), porque sería genial poner una foto aquí. Digamos que además de ser poco agraciadas las pobres, los materiales eran bastante antihigiénicos, además de endebles. Una de esas compras en las que oyes en tu cabeza “lo barato sale caro”.

Hoy en día, existen por un buen precio (20-30 euros) una gran cantidad de marcas que ofrecen bolas chinas en sex shops y en farmacias. También puedes elegir entre las típicas dos bolas unidas o escoger una única esfera con diferentes pesos para ir adaptándote al estado de tu suelo pélvico.

BENEFICIOS

Las bolas chinas ayudan a la recuperación del tono muscular adecuado y a la prevención de su debilidad. Al introducirlas en la vagina, tenemos dos tipos de estimulación. Una por el peso, que hará que tu musculatura se contraiga de forma refleja para evitar que caigan. Y otra por la vibración: cuando te mueves, la bolita interior choca con la exterior provocando una vibración que estimula también tus fibras musculares.

Al estimular el músculo, éste recibe más aporte sanguíneo, aumenta su sensibilidad y mejora la lubricación de la vagina. Y al fortalecer la musculatura se prevendrán los problemas asociados a la debilidad del suelo pélvico: incontinencia, prolapsos y disfunción sexual

RECOMENDACIONES PARA HACER UNA BUENA ELECCIÓN.

Lo primero que hay que mirar es el material con el que están hechas y recubiertas las bolas, así como el cordón que las une y el que sirve para extraerlas. En este caso, tienes a tu disposición bolas recubiertas por silicona médica que asegura higiene y respeto para tu piel. Evita materiales que te puedan causar alergias como ciertos metales, los materiales porosos y las texturas que dejen resquicios donde pueda acumularse humedad y suciedad.

Si te fijas en el cordón que une las bolas, lo mejor es que sea una prolongación entre las bolas y no un cordón que las una, porque así evitarás más entresijos. En cuanto al cordón que se usa para la extracción, cuanto menos poroso mejor. Rechaza aquellas que usan una especie de cordón trenzado a no ser que la parte que se introduce en tu vagina esté recubierto por otro material no poroso como la silicona.

Escoger entre dos bolas o una, y el peso de la misma de penderá de tu estado muscular. Es posible, que al introducir las dos bolas, tu musculatura no sea capaz de sostenerlas dentro y desciendan. En ese caso, puedes optar por una bola e ir avanzando en peso según vayas ganando tono muscular.

Pelvic gym

Las esferas de la foto me las ha regalado Pelvic Gym para que las enseñe en los talleres y cursos (una gran diferencia con aquellas primeras, cutres, que compré). Como verás, al estar recubiertas, son de una sola pieza y no queda ni una sola rendija que pueda acumular suciedad.

RECOMENDACIONES DE USO

Aunque en principio cualquier mujer puede usar bolas chinas, no está de más consultar a un especialista, sobre todo si tienes alguna patología del suelo pélvico. Durante el embarazo suelen estar desaconsejadas, por temas de prevención de infecciones, pero lo mejor es que lo hables con tu matrona. Así mismo, si acabas de dar a luz, espera a que pase la cuarentena y consulta a tu matrona antes de comenzar a usarlas.

Lávalas con agua tibia y un jabón neutro antes y después de cada uso y guárdalas en un estuche o funda. Muchas de ellas no necesitan ser esterilizadas en agua hirviendo, es más, podrías dañarlas, así que asegúrate de leer las instrucciones que acompañan tus bolas chinas.

Si eres novatilla, introdúcelas en tu vagina durante 10 ó 15 minutos, y muévete por tu casa. De forma progresiva puedes ir aumentando el tiempo y la actividad que realizas con ellas puestas. También puedes hacer dos sesiones diarias. Es posible que sientas molestias como agujetas, aunque la sensación es diferente. Es normal, pero no debes forzarte, reduce un poco el tiempo hasta que te acostumbres.

Deja un comentario y entre todas resolveremos dudas 😀

Etiquetado con: , , , , , , ,
Publicado en: Post Parto, Productos, Suelo Pélvico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*